Incapacidades y Tercera Edad

Cuando la naturaleza nos coloca frente a una excepción, bien de nacimiento, por accidente o enfermedad, tenemos que dar respuestas excepcionales para la protección del incapaz; tutelas, curatelas, patrimonio protegido… hay que dotar a la persona que queremos proteger de un “traje jurídico” a la medida de sus necesidades.

Asimismo, y para cuando el transcurrir de los años nos vaya restando facultades, nada mejor que tener previstas, en forma segura, la atención de nuestras necesidades.

Incapacidad

  • Consultas puntuales sobre la materia.
  • Declaración de incapacidad.
  • Tutela.
  • Patrimonio protegido.

Tercera Edad

  • Asesoramiento sobre organización de patrimonio.
  • Aseguramiento de patrimonio.
  • Medidas preventivas ante posible pérdida de capacidad.

Comparte en: