Avda. San Francisco Javier, 24 - 9ª- 41018 Sevilla 954 924 294 | 954 923 946 info@boloniaabogados.com

      Lo siento mucho, Verónica

      Vivimos en un entorno que necesita, que requiere, un cambio porque resulta insoportable convivir con la falta de libertad del cincuenta por ciento de la población

      Ya sé que no tiene arreglo, que tras la muerte no hay solución alguna, pero necesito clamar mi solidaridad con Verónica, con su sufrimiento, con su soledad, con el sufrimiento y dolor y la falta de libertad de millones de mujeres en un mundo en el que, lamentablemente, el caso de Verónica es un hecho cotidiano.

      A estas alturas creo que todos habrán identificado a la Verónica de esta entrada con la trabajadora de IVECO que no pudo soportar la presión y terminó adoptando una solución extrema, y todo, por creer que la mujer tiene derecho a la libertad sexual y reproductiva, por creer que vivimos en un país igualitario, por creer que el patriarcado es cosa de la historia y chocar con la espantosa realidad de que el machismo sigue rezumando por los poros de todos nosotros. Lo siento mucho Verónica, pero mucho más lamento que tu situación no sea un caso aislado sino la constatación de una realidad extendida que oprime a la mujer y, cuando puede, la destruye.

      Vivimos en una sociedad en la que hay hombres que suben a las redes los videos de sus delitos sexuales, de sus agresiones a mujeres, de sus violaciones, para presumir de hombría y habilidades en sus chat de amigos sin que estos les denuncien ni, como mínimo, les retiren la palabra, pero si una mujer es grabada dando muestras de iniciativa sexual y de hacer uso de su libertad, la difusión de las imágenes es su “condena a muerte” bien porque tome la decisión tremenda de suicidarse, bien porque sea consciente de que si las imágenes se difunden pasará a ser una muerta viviente en su entorno.

      ¿Orgullo de qué?

      Vivimos en una sociedad donde los padres, e incluso algunas madres, de varones (por supuesto heterosexuales) siguen presumiendo de que sus vástagos se tiran todo lo que se mueve, pero jamás a un padre o a una madre se lo ocurrirá semejante halago con relación a una hija. Vivimos en un entorno que necesita, que requiere un cambio porque resulta insoportable convivir con la falta de libertad del cincuenta por ciento de la población.

      Soy consciente de que no es fácil, y menos con los vientos reaccionarios que soplan por demasiados lugares, con políticos y políticas que predican la libertad de la mujer para cortarse las uñas o para decidir el largo de su pelo o que ponen como paradigma femenino a la mujer que escasos días después de parir deja su retoño para incorporarse al puesto de trabajo; desde luego no es fácil lograr la igualdad y por ello no debemos permitirnos retroceder ni un milímetro, no podemos permitirnos la pérdida ni de una micra de lo logrado y ello con independencia de la obligación colectiva de seguir luchando por la igualdad.

      Las leyes penales

      Como cada vez que sucede un drama acudimos al Código Penal en busca de solución, pero esta norma no educa, las leyes penales sancionan precisamente a aquellos que escaparon a esos otros filtros que necesita una sociedad para una convivencia justa y en paz: entre otros, el más importante la educación. Yo no quiero conformarme con que se sancione al hijo de satanás que, abusando de la confianza inmerecida que le dio una persona, vulnera su intimidad, aunque también deba de ser castigado por ello. Lo que lleva a la muerte a Verónica no es el comportamiento individual de una persona, sino un entorno, una sociedad, o gran parte de ella, que obliga a pagar un alto precio a la mujer que ejercita su derecho a la libertad sexual, entre otros.

      Hoy más que nunca, cuando los integristas claman por colegios donde se separen los niños de las niñas, por programas curriculares libres de la “ideología de género”, por apartar la educación sexual de las aulas, etc… quiero recordar el preámbulo de una ley que en pocas semanas cumplirá nueve años de vigencia que comenzaba diciendo que el desarrollo de la sexualidad y la capacidad de procreación están directamente vinculados a la dignidad de la persona y al libre desarrollo de la personalidad y son objeto de protección a través de distintos derechos fundamentales, señaladamente, de aquellos que garantizan la integridad física y moral y la intimidad personal y familiar.

      Promover las relaciones de igualdad

      Una Ley, la ley orgánica de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, que obligaba y obliga a los poderes públicos a promover las relaciones de igualdad y respeto mutuo entre hombres y mujeres en el ámbito de la salud sexual y la adopción de programas educativos especialmente diseñados para la convivencia y el respeto a las opciones sexuales individuales, entre otras obligaciones.

      Así que no nos ofrezcan soluciones “rápidas” aumentando penas de los adultos delincuentes, sino que invirtamos en educación en igualdad de los niños y las niñas, desde el jardín de infancia hasta la universidad, porque si no, por mucho que lo sintamos, volverá a ocurrir, volverá una mujer a tener que pagar con su vida su atrevimiento a ejercer su libertad sexual.

      Artículo aparecido en el blog vientodejustocambio el martes 4 de junio de 2019

      Pin It on Pinterest